Tomie Unlimited (2011) + Karate-Robo Zaborgar (2011)

Teatro Principal
Ver en Google Maps
Domingo 30 de Octubre de 2011
/ 23:00
6 EUR
En idioma original
195 minutos

Save the Rhinoceros / Pelastakaa sarvikuonot (2011). Malakias. Finlandia. 5 min

 

TOMIE UNLIMITED  (2011). Noboru Iguchi. Japón. 85 min

Mi hermana muerta (que por exigencias del guión es mucho más guapa que yo) se mete en la bañera, donde yo me estoy dando un baño después de que mi padre (al que he sorprendido acariciando su pelo negro mientras sudaba como un cerdo) me ha azotado con un cable de cobre sencillamente porque me parece algo extraño que ella esté viva de nuevo después de que una vara inmensa de acero le atravesara el cuerpo (en esta edición de la Semana hay más de una familia que considera lo más lógico que sus hijos muertos vuelvan del Más Allá). Papá acabará apuñalando a mi hermana muerta, lo que no impedirá que ella quiera quitarme a mi novio que antes, cuando estaba viva, era el suyo. Ah, somos colegialas japonesas vestidas de colegialas japonesas, interpretamos a los personajes basados en los del legendario manga de Junji Ito. Dirige muy elegantemente Noboru Iguchi, un caballero con muchos registros. Recordad que hizo The Machine Girl y que también presenta en la Semana la historia de la moto con aires de Mazinger Z. Os dejo. Mi hermana acaba de comerse a mi amiga.

+Más información


KARATE-ROBO ZABORGAR  (2011). Noboru Iguchi. Japón. 105 min

A ver, no íbamos a esperar un Wenders o un Lacuesta de una productora japo que se llama “Tifón de Sushi”, ¿verdad? Pues no porque, entre otras muchas empresas inconfesables, son los amigos que se embarcaron en Tokyo Gore Police y The Machine Girl. Solo que esta vez se les ha ido la pinza total (diríamos que todo el tendedero) y se han montado, con la excelsa colaboración de Noboru Iguchi, el amiguete del maestro de los efectos especiales Yoshihiro Nishimura, un jaleo, un alboroto definitivamente kitsch y monumentalmente incorrecto en el que una moto de pacotilla se transforma en un Mazinger que practica muay thai (boxeo tailandés) mientras las mujeres malvadas y robotizadas disparan sus pechos hacia el enemigo como hacía Afrodita (la novia de MZ) y los robots vencen a los humanos a chorros de diarrea. Deliciosa, chatarrera, de puritito plástico, baratuja y con una mala baba sexual, social y política que lo devora todo, demuestra una vez más que si Estados Unidos hubiese destruido Japón, el Cine no sería lo mismo.

+Más información

  • San Sebastián, ciudad de la cultura - donostiakultura.com
  • Donsotiako Udala / Ayuntamiento de San Sebastián
  • Donostia - San Sebastián 2016